Disfunción Eréctil y Viagra

Actualizado: 17 de jun de 2020

Cada vez son más los hombres que compran medicamentos vasodilatadores como Viagra, o similares, para resolver sus relaciones sexuales insatisfactorias, siendo que estos medicamentos no siempre son la solución a sus problemas sexuales.


El conocimiento que muchos hombres adquieren, algunas veces referente al sexo, es por medio de amigos, pornografía, películas, revistas y artículos en línea no especializados. Estos medios, en muchos casos, pueden dar información errónea, confundir o crear mitos que pueden afectan la autoestima de los hombres y en ocasiones sus problemas de erección pueden ser causados por el estrés de querer ser "normales" y emparejar su rendimiento sexual con estas expectativas elevadas creadas por estos medios, a este tipo de estrés se le llama Ansiedad de Desempeño Sexual.


Empecemos entendiendo la disfunción eréctil


Los principales tipos de disfunción eréctil son dos: en la que no produce una erección y en la que no se mantienen con la suficiente firmeza para tener una relación sexual. Y éstas ocurren de dos maneras, se denomina primaria si el hombre nunca ha podido lograr o mantener una erección y se denomina secundaria si se desarrolla en un momento posterior en la vida de un hombre que antes era capaz de alcanzar la erección.


Algunas Causas


Físicas: problemas en el flujo sanguíneo, medicamentos, enfermedades.

Psicológicas: inhibición sexual, culpa, depresión, ansiedad, enojo reprimido, estrés, inseguridad acerca de la masculinidad y problemas de pareja.


El medicamento que usan muchos hombres para tratar la disfunción eréctil se llama Sildenafilo, o mejor conocido como Viagra. Existen otras fórmulas como Tadalafil, conocido comercialmente como Cialis, y Vardenafil, conocido comercialmente como Levitra. La principal función de estos medicamentos es aumentar el flujo de sangre al pene durante la estimulación sexual y ayuda a que se mantenga erecto. En otras palabras, mejora la respuesta eréctil cuando un hombre ya está estimulado sexualmente (excitado).


Es muy importante saber que estos medicamentos no crean estímulos sexuales, no aumentan el deseo sexual, ni curan la disfunción eréctil. Y además, no se recomienda tomar estos medicamentos de manera frecuente para mantener y prolongar la erección de tipo secundaria, puesto que puede llegar el día que la persona no se sienta capaz de tener una vida sexual sin el uso de estos medicamentos. Con el tiempo puede generar una inseguridad en la capacidad natural de obtener una erección.


El deseo sexual es la sensación de pasión y lujuria, se desarrolla gracias al cerebro y al sistema nervioso, provocando la excitación. La excitación tiene que ver con los cambios físicos que ocurren durante el estímulo sexual. Con la estimulación sexual se inicia la transmisión de señales neuronales que provocan la relajación de los músculos de los cuerpos cavernosos del pene, permitiendo que fluya la sangre y llene el tejido eréctil, creando así una erección. Sin esta transmisión de señales neuronales de estimación sexual, estos medicamentos no tendrían efecto alguno.


Entonces, si un hombre no puede producir una erección, ¿qué alternativas al Viagra existen para solucionar el problema? Podría usar una bomba de vacío para producir la erección y además un estimulante sexual natural para excitarse. La medicina alternativa recomienda un alcaloide indol que se conoce como yohimbina, derivado de la corteza de un árbol Centroafricano llamado Pausinystalia johimbe, pero existe la posibilidad de que produzca riesgos, y su uso todavía no está regulado ni estudiado con precisión.


Uno de los mitos más comunes es creer que la penetración es la única manera de satisfacer sexualmente a la mujer, entonces ven al Viagra como si fuera la unica la solución a sus relaciones sexuales, porque les da la oportunidad de tener penetraciones más duraderas. Pero están equivocados, deberían de aprender a estimular otras áreas como el clítoris y el Punto G. Comparando el clítoris y la vagina, el clítoris tiene muchísimas más terminaciones nerviosas y es muchísimo más sensible. De hecho, la única función del clítoris es proporcionar placer a la mujer. Comparando el Punto G y la vagina, la estimulación del Punto G genera más excitación que la estimulación de la vagina. Lo mejor de todo esto es que el clítoris y el Punto G se encuentran al alcance de la mano.


La falta de conocimientos sexuales, la falta de comunicación en pareja y la mentalidad errónea de querer ser "normal" son los principales factores que impiden a una pareja experimentar relaciones sexuales satisfactorias; ignorar un problema y tomar estas pastillas para resolver las cosas de manera rápida, no necesariamente van a llevar a una persona a vivir una vida sexual plena. Siempre es recomendable consultar a un médico especialista antes de tomar cualquier medicamento.


No dudes en contactarme y concertar una cita para que resuelvas todas tus dudas, decídete a vivir plenamente tu sexualidad.


www.ingridquiroga.com/agendar-cita





37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo